Páginas vistas en total

miércoles, 14 de noviembre de 2012

¿Juegas?

A pesar de que aquellos ojos cambiaban de color casi cada día ,Amélie sabía que eran siempre los mismos.Pasaban de verde a gris y volvían al verde para acabar en un marrón más dulce que la miel.
La misma mirada pícara,los mismos labios curvándose al verla eran los que la hacía querer quedarse a dormir cada noche.Sin embargo a la pequeña le enseñaron que para quedarse a dormir,primero hacían falta cinco citas.Cinco películas ,de las mejores,de las que hablan de amor y de las que al final,te dejan sin aliento.
Amélie tenía un pasado que no quería recordar .Un pasado del que quería alejarse sin mirar atrás,sin arrepentirse,sin lamentarse de nada más.
Avanzando con el pecho a descubierto,sin miedo a tropezar,se da cuenta de que en su cara lleva pintada la sonrisa más sincera del mundo.El corazón se le sale del pecho a causa de la ilusión que corre entre las arterias.Mientras se dirige a ningún lugar,saborea cada beso que pinta su presente ,e imagina cada noche que adornará su futuro.Siempre al lado del Señor Deshielo,que por supuesto,se tiene bien merecido el nombre.
Y allí estaba,lamiéndose las heridas,inyectándose la fe.Haciendo lo que hiciera falta para que el Señor Deshielo se quedara con ella muchos meses más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario